• La espuma de los jueves / escritura creativa

El final del affaire


En casa este fue el libro del verano hará tres años. La elección fue de César quien, después de leerlo, estuvo insistiendo para que yo también lo hiciera y así poder poner en común nuestros puntos de vista sobre la historia. En serio, si no tienen al lado una pareja a la que le guste leer, no saben lo que se pierden.


El resultado tras mi lectura provocó división de opiniones; mientras que para él la novela tiene un giro asombroso que lo mantuvo enganchado hasta el final, para mí, aun con giro y todo, me descolocó un poquito el argumento. Y aunque la primera parte consiguiera alimentar mi intriga, fue la segunda la que me ha costado... a ver cómo lo digo; digerir.


Quiero señalar que solo me refiero a la historia que el libro cuenta, en concreto, a las motivaciones que defienden sus personajes (que por otro lado, y en esto César lleva razón, hay que poner siempre en su contexto histórico, y esta vez el contexto nos lleva a los años más convulsos del siglo XX). En absoluto podría decir que me ha decepcionado la manera en que está contada porque estaría, sencillamente, mintiendo.


Vayamos por partes sin destrozarla ya que la forma en que está escrita es un buen ejemplo de dominio narrativo. Agradecer que el editor (Libros del Asteroide) no haya incluido en el libro un prólogo al uso sino un epílogo, salvaguardando así las sorpresas que la novela contiene. Sus cambios temporales (la trama) y su punto de vista (los narradores) son dos de los puntales que Greene maneja con la solidez de un maestro. Y, aunque su tema y su argumento no me hayan entusiasmado como he dicho, el esqueleto sobre el que el autor los sostiene es una auténtica clase magistral que, como escritores y escritoras, no deberíamos dejar correr.


Londres,1939. Segunda Guerra Mundial. El escritor Maurice Bendrix conoce a Sarah Miles, mujer de un alto funcionario del gobierno inglés, y comienza entre ellos un affaire a espaldas del marido de ella, los verdaderos sentimientos de Maurice, incapaz de verbalizarlos, y la mismísima guerra como telón de fondo. El libro comienza cuando la relación entre ellos hace años que se acabó pero, por un encuentro fortuito entre Bendrix y el marido de Sarah, sus caminos volverán a cruzarse. Desde este punto exacto el narrador empieza a contar lo sucedido, en uno de los comienzos de novela más sugerentes que he leído en mucho.


"Una historia no tiene ni principio ni fin: uno elige arbitrariamente un momento de la experiencia desde el cual mirar hacia delante o hacia atrás. (...) Según las reglas de mi oficio, lo apropiado, y lo correcto, es empezar justo ahí."

Entre lo que pasó, lo que está pasando y lo que pasará, Greene dispone una trama asombrosa sobre cómo contar una historia manteniendo el interés de los lectores a base de giros, suspense y sorpresas. También, mostrando los diferentes puntos de vista que una historia de dos, de tres en este caso, contiene. Proclamo que la trama es de una precisión digna de un reloj suizo. El protagonista, que es a la vez el narrador y supuso el debut de Graham Greene en el uso de la primera persona, es un escritor que al ordenar los hechos tira de recuerdos y los muestra, ahora esto y ahora aquello, para que vayamos conociendo lo ocurrido poco a poco sin perder la tensión ni el interés.


Una historia de pasión y deseo pero también, de celos, sufrimiento, egoísmo y un factor más que voy a no mencionar aquí para que no se me acuse de "destripadora" pero que conforma la espina vertebral del relato. ¿Forman estos elementos parte del amor o quizá tengan mucho más que ver con el odio? La impactante cita de León Bloy que abre la novela ya nos avisa:


"En el corazón del hombre hay lugares que aún no existen, y para que puedan existir entra en ellos el dolor."
32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo